Bienvenidos

Bienvenidos a mi pagina... donde Nessie y Jacob tienen su propia historia de amor.

domingo, 3 de octubre de 2010

Mi Propio Crepúsculo- Capítulo 2



Nuestras Descendencias

-¡Jake!-dijo Quil. Le sonreí.-Oh dios hombre ¿¡donde has estado!?
-Quil, ¡Cuánto tiempo! La última vez que te vi estabas con Claire, dime ¿ah crecido?
Su rostro se iluminó con tan solo preguntárselo. Sonrió y miró al suelo. Seguí su mirada hacia la arena. Hace mucho que no estaba en la Push. Cuantos recuerdos…
-Ya tiene 25 años-suspiró finalmente- no tienes idea de lo que tuve que hacer para esperarla…
Reí. Este me miró con una sonrisa.
-Me lo imagino.
Caminamos hablando de nuestras vidas luego de veinte años. El me habló de que Paul tuvo un niño llamado Jonathan. Eso me había impresionado y me hizo preguntarme si Rachell sabía el “pequeño” secreto familiar. Aunque ella seguramente se debía haber dado cuanta ya que si viviría en Forks se daría cuenta tarde o temprano que en vez de manos tendría patas.
Claire y Quil estaban por casarse en un año, ellos estaban muy felices juntos. Obviamente yo estaba también bastante feliz al saber que Quil estará feliz después de veinte años. Asían, no sé si linda pareja, pero hacían una estable. En cambio Jared y Kim hacían mejor pareja, ellos con sus gemelos “perfectos” según Quil. Se llamaban Nora y Lucas, aunque no tendría la oportunidad de verlos ya que la pareja ideal se fue de Forks hacia New York para tener una vida normal allí. Genial.
Todo dio vuelta a la conversación cuando este preguntó “¿Cómo andan tú y Nessie?”.  Mientras me daba un codazo amistoso. Reí.
-Tuvimos una hija, ella puede ver el futuro cuando duerme… Es muy humana, su única habilidad vampírica es el no poder transformarse en licántropo. Lo demás es igual, es caliente como nosotros y tiene bastante fuerza y velocidad. Se llama Carlie.
Se sorprendió al escuchar sobre mi niña. Este miró el cielo y luego pensó en quien sabe, supe que nos habíamos quedado sin hablar. Este pequeño silencio que tanto odiaba era algo incomodo. Busqué cualquier cosa en la cual hablar... Luego recordé a mi vieja manada, Seth y Leah. ¿Que sería de ellos? 
-Quil... ¿Que hay de Seth y Leah?
-Oh, bueno Leah esta con ehh... creo que se llamaba Jack y Seth, ese tío todavía esta solo.
 Nuestras descendencias, todos habían cumplido sus sueños o sus metas, dejar una huella de sus familias en la tribu. Y yo no era una excepción, estaba muy feliz con Carlie, con Renes... Nessie y en especial por volver al pueblo en el que todo empezó, pero aún no paro de pensar en como actúa el destino. Si Bella no hubiese saltado, yo hubiera estado con ella, Edward no hubiera vuelto nunca y nunca hubiera conocido a Nessie... Esa idea no sabía como sería en este momento, Carlie nunca hubiese existido, Nessie tampoco... Todo hubiese cambiado drásticamente. 
-¡Jacob!-escuché una voz familiar. Solo que de esa voz familiar era adulta y gruesa. La versión que yo conocía era la de alguien de quince años... ¿Seth tendría unos treinta y cinco?
Me dí vuelta y para mi sorpresa ya no era el pequeño, era muy alto y su rostro se había tornado mas adulto. Era casi irreconocible. Si no fuera por el impacto hubiera abierto la boca tan grande, no maas, de lo que pudiese. Mis ojos se abrieron grandes como platos y lo contemplé atónito. ¿Ese  era el mismo Seth que había estado conmigo en la manada?
-Eh, tío ¿que no me reconoces?-preguntó sonriendo. Le devolví la sonrisa y luego nos saludamos con un estrecho abrazo.  Le palmeé la espalda y luego finalmente nos miramos fijamente. Realmente cuanto había cambiado todo.  
-Seth, oh dios ¡ mírate!


-¿Sam?-preguntó una voz debil, proveniente del interior de la casa. Esa voz devil, cansada y vieja me era tan familiar como mi propia mano. ¿Billy?
Nessie estaba a mi lado con Carlie entre brazos, ella quería ver a Billy tanto como yo, para mostrarle a su nieta, para volverlo a ver ya que ella solo lo vio unas tres veces. Alice hacía tomado posición de la niña y la había vestido como si fuera a una fiesta, con ese vestido verde agua, con brillos en su alrededor y esos pequeños zapatitos blancos con brillos por doquier. Estaba hermosa, pero, no podía reconocerla de ese modo.
-¿Papá?-fue lo unico que le pude susurrar. No podía creer que esa voz fuera la de el. No podía creer que este no viniera con su silla de ruedas... ¿Donde estaba?
Caminé hacia el único lugar donde se me ocurriría que el estuviera, en la cocina. Preparando una que otra cosa, pero nada. Ness me susurró "por aquí"-ella se escabulló sin hacer ruido y luego me miró- .
Caminé sin importar el ruido de mis pies, seguí a Nessie lo más rápido que pude. Pasamos el pequeño pasillo y subimos las pequeñas escaleras. Esta casa me era tan familiar, era como ver mi rostro en el reflejo. Tantas cosas pasaron aquí... Los recuerdos fluían en mi como si el viento fuese visible, cada mirada a yb lugar, una cosa me recordaba.
Finalmente lo vi, sentado ya con el cabello casi blanco. Vestido con una camisa blanca y unos vaqueros arrugados. Se dio la vuelta y casi se cae de la silla al verme. Su rostro se ilumino y me sonrió feliz.  Le devolví la sonrisa olvidando lo que me rodeaba, el estaba bien, solo mas viejo...
-¡Jake! volviste co...-miró con cara de sorprendido a Ness y a la niña en sus brazos, le sonreí- Oh ... ¿Que tenemos aquí?-dijo mirando a la niña.
-Hola Billy-saludó sonriendo- Ella es Carlie... tu...
Se vio interrumpirá por los ojos brillantes de el, parecía feliz. Bueno, yo también lo estaría... de la nada aparece su hijo luego de veinte años y aparece con una esposa y con una hija, seguramente el estará muy feliz.


POV RENESMEE

Mi madre casi corrió a abrazarme con todas sus fuerzas mientras que yo trataba de sonreír. Pensaba únicamente en el sueño de mi niña. Estaba lo bastante preocupada como para no parar de estar pensando en ello. Mi padre, sabía lo que pensaba pero no sabía si… estaba bien o mal lo que hacía. 
-Ness ¡No me digas que ahora soy abuela!-se quejó mi madre. Sonreí abiertamente y luego la abracé. La había extrañado bastante, pero había sido feliz.
Rosaline tenía a Carlie con sumo cuidado, mientras esa mirada tan tierna que tenía puesta sobre ella me hizo sentirme feliz de volver. Ella antes me miraba así, con esos ojos realmente hermosos, llenos de dulzura, amor y tristeza. Aunque apenas se notara. Ella una vez me había contado como había sido su pasado, sus anteriores sueños, sus esperanzas humanas... todo, en ese momento recuerdo que me había sentido bastante mal. Mi madre y mi padre fueron felices haciendo los sueños de Rosaline. Me prometí que la ayudaría a ser feliz, tal como ella me ayudó en todo.

4 comentarios:

Angy dijo...

regalos en mi blog,espero q te gustan,espero q te gustan-feliz finde...... besos
http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/10/regalos-de-fin-semana.html

ana1996 dijo...

muy lindo lo q escribes me gustaría q continúes pronto xq realmente quiero saber q pasa

ana1996 dijo...

felicidades esta muy bueno continualo pronto

ana1996 dijo...

cuando el próximo capi plis