Bienvenidos

Bienvenidos a mi pagina... donde Nessie y Jacob tienen su propia historia de amor.

domingo, 10 de febrero de 2013

Luna Llena- Capitulo 9

                                     
                           Reunión 

POV JACOB
Con Bella nos habíamos distanciado mucho luego de que yo terminara con Renesmee. Todo había cambiado mucho entre nosotros, aunque la entendia; estaba con Edward haciendo quien sabe que, lidiaba con una hija adolescente de 4 años con apariencia de 19 y ahora era su deber apoyar a su hija en que "su ex es un cretino". Exclusivamente, ese era el trabajo de cada madre, aunque Bella posiblemente no este distanciada de mi apropósito  ya que yo también tenia cosas que cumplir. Como ayudar a Rachel a que se integre a la manada y también a los nuevos, quienes eran un problema mayor debido a su desconocimiento del tema.
En la manada eramos menos, contando a Rachel eramos 4: Cameron Tylor y Daniel Cromwell, Seth y Leah habian decidido mudarse a Manhattan a tener otra vida. Alguna que otra vez recibimos llamadas de ellos. Respecto a Cameron y Daniel eran nuevos. Me los habia encontrado a ambos en el bosque corriendo muy confundidos.

"Sentia el gran ruido que provocaba el interior del bosque, primero sospeche que era algún odioso vampiro; tal vez alguno de esos italianos. Pero mientras corría me puse a pensar que debía ser otra cosa, tal vez los Cullen cazando. Al llegar al respectivo lugar una gran bestia color café salio de entre los arboles mas rápido que una bala, haciendo un gran ruido con sus impotentes patas y garras. Como si quisiera escapar. Detrás de el vi otro lobo, de un tono mas claro pero igual de asustado. Decidí asercarmeles y hablarles con calma para luego demostrarles que era uno de ellos. Les enseñe a respirar hondo para volver a su forma humana, ellos estaban algo pálidos por la cruda verdad. Aunque no parecía importarles estar desnudos. 
Ellos me explicaron que estaban a punto de molerse a palos hasta que llego la coincidencia que Cameron termino en 4 patas, al instante Daniel por el susto y el enojo le paso igual."

Reí al recordarlos.
Una llamada hizo que mis pensamientos se disolvieran, busque mi celular hasta encontrarlo bajo un cojín. Antes de atender mire de quien era la llamada, era de Nahuel.
-Nahuel te eh dicho que hoy no puedo salir a emborracharme contigo de nuevo....
-Jake callate, que no te llamo por eso-de fondo se escuchaban risas y el suspiro- ¡nesecito que veas algo! es... es sobre Rachel.
Me quede un rato callado y subi a su habitacion, se suponia que ella tendria que estar ahi. Toque la puerta.
-¿Que pasa con ella?- suspire tocando nuevamente. Tal vez se habia quedado dormida.
Se hizo una pausa y el rio.
-Tienes que verlo por ti mismo, ven a casa ahora.
Abri la puerta de su habitacion y maldije a mis adentros al no encontrarla por ninguna parte. 
-Voy en camino.
¿Que esta pasando? Hubiera querido preguntar, pero Nahuel me corto y suspire apurado corriendo a mi moto. La hice encender al tiro y fui en direccion a su casa. Últimamente  a pesar de todo, Nahuel y yo nos entendíamos muy bien, salíamos de borracheras juntos y nos divertíamos, aunque obviamente tenia que soportar las bromas de Renesmee con nuestro "secreto gay".
Llegue a su casa estacionando la moto al costado de la puerta principal. Su casa era bastante grande y llena de ventanas, ademas de muy luminosa. 
Sin siquiera acercarme a la puerta se escuchaban risas... ¿esas eran Rachel y Lola? Suspire negando, tratando de imaginarme que seria tan importante para llamarme y pedirme que venga, así que entre. Me arrepentí de haberlo hecho.
Una camisa voló hacia mi rostro, me la quite y observe que era color blanco con la palabra "love" pintada en colores muy pálidos y la reconocí. Era de Rachel, tenia puesta la bikini abajo por suerte. Seguramente planeaban ir a la playa luego, aunque eso no lo hacia menos irritable.
Ella y Lola bailaban demasiado cerca de Nahuel, este al verme entrar levanto las manos poniéndolas a la altura de su cabeza. Antes de que pudiera decir algo alguien llego detrás de mi. Matt entro a la habitación sin poder creérselo  enviando una mirada  furiosa a su hermano. Aunque no era el único, yo lo miraba de la misma forma.
-No es lo que piensan...
-¿¡Que diablos estas haciendo!?-casi le grite tratando de controlar mi enojo- Rachel que haces así?! ponte la camisa! 
Ella me sonrió y camino hacia mi tambaleándose, hasta llegar a mi y abrazarme por el cuello. No la abrace, la aparte con cuidado pasandole su camisa. Ella lo ignoro dejándome su camisa en la mano.
-Jake jake jake... sabias que el agua con gas alivia mucho el estrés?  -ella rió tocando la punta de mi nariz.
¿Agua con gas? Mire a Nahuel y a Lola, esta ya habia parado de bailar.
-Ah bebido gintonic-suspiro explicándonos a ambos- Lola comento que se veía estresada y le ofrecimos un poco, ¡ella se tomo una botella entera! al principio no le gustaba pero luego siguió sirviéndose vasos.-el se rió y pude oler su aliento a alcohol-
-Oh dios, ¿y la dejaste hacerlo?- para mi sorpresa Matt había dicho eso.
-Hay ya cállense -dijo Lola riendo- ustedes la ven herida? esta mas que feliz, ademas por primera vez aprovecha su sexy cuerpo.
Rachel le sonrió y fue a abrazarla para luego morder su mejilla. 

UNAS HORAS ANTES

POV RACHEL
-Vamos pequeña perra, quiero ir a la playa- ella me sonrió y yo suspire por el sobrenombre, luego de lo de anoche no dejaría de llamarme asi.
Hice una mueca.
-¿No prefieres hacer otra cosa?
-Oh!! casa de tu romeo, now. Y no, no me harás cambiar de opinión, luego de ir a su casa iremos a la playa así que ponte esa bikini tan sexy bajo la ropa.
Me recosté en mi cama tapando mis ojos dejando escapar un suspiro. Esa simple idea era perturbadora, por el  hecho que solo me hacia acordar a esa figura inhumanamente que prácticamente descuartizo a esos dos hombres. Me sentía tan culpable por ello, tan asesina, como si fuera complice de eso. Retuve mis lagrimas cerrando los ojos con fuerza y luego mire a Lola, quien se pintaba los labios de un rojo intenso.
Tome una maya y otro cambio de ropa para dirigirme al baño a cambiarme. Me mire a mi misma preguntándome si me veia bien. Me apene de mi misma al preguntarme eso, nunca me lo había preguntado.
Al salir Lola me arrastro hacia el auto y por raro que parezca no opuse resistencia. Me limitaba a entrenarme en secreto para no sentir vergüenza cuando el me vea en su casa sin invitación y buscar una buena escusa para ir. No se me ocurría nada.
Llegamos gracias a que Lola había logrado sacarle la dirección a Jacobo prácticamente a la fuerza.
Me dio un empujoncito para salir del auto y tocar la puerta. Cada sonido me puso mas nerviosa.
-No hay nadie, vamonos...
El ruido de la cerradura me hizo callar y pude jurar que me puse roja de la vergüenza. Un suspiro tranquilizador me atravesó al ver que Nahuel estaba de pie apoyado contra el marco sonriéndonos amablemente. 
-Rach! que haces por aquí - paso la mirada hacia Lola y la saludo- ¿tu eres Lola verdad? Waw un gran honor conocer a la persona que hace poner de los nervios a Nessie -rió divertido.
-Lo siento por venir sin avisar... teníamos que preguntarle algo a Matt y...
Hizo una mueca.
-El no esta, ¡pero pasen! es aburrido estar solo aqui. -se corrió de la puerta haciendo una reverencia algo torpe, sonriendo dejándonos pasar.
-¿ Así que la pongo de los nervios?- dijo entre risas- interesante. Bueno, como tenemos que esperar... Nahuel, ¿ tendrás algún trago?
Suspire, a Lola le gustaban mucho los tragos, no le importaba si era menor de edad. Llegaba a pensar que le gustaban por el hecho de no poder tomarlos. Me senté en uno de los sofás algo apenada, mientras mi mejor amiga y Nahu hablaban. Parecía que se llevarían realmente bien, a ambos les gustaban demasiado las fiestas y eran muy sociables.
Lola ya tenia olor a alcohol en la boca y me ofreció un poco de agua con gas, diciéndome que estaba algo seria. Suspire tomando el vaso de un trago, tenia un sabor muy raro, casi agrio para mi gusto. Ellos se reian al verme y yo los miraba sin comprender.
Sonreí algo mas relajada y pedí otro vaso hasta que acabe la botella. No sabia lo que tenia pero era realmente genial, me sentía tan realmente libre, tanto que podía bailar. La vergüenza se fue de lado haciendo que se valla al igual que mi sentido común. Con Lola nos levantamos y comenzamos a bailar, ella se subió a una mesa y siguió bailando, mientras yo reia a carcajadas viéndola, brindando con Nahuel por las penas de la vida.
El se detuvo un segundo y tomo su celular para hacer una llamada, no me intereso lo suficiente para prestar atención a quien llamaba o para que. Solo supe que un rato después apareció Jake Jake viéndonos bailar con Nahuel.